Entradas

Mostrando las entradas con la etiqueta Literatura

Desde un caracol

Imagen
Desde un caracol Yo he visto el mar. Pero no era El mar retórico con mástiles Y marineros amarrados A una leyenda de cantares. Ni el verde mar cosmopolita —mar de Babel—de las ciudades, que nunca tuvo unas ventanas para el lucero de la tarde. Ni el mar de Ulises que tenía Siete sirenas musicales Cual siete islas rodeadas De música por todas partes. Ni el mar inútil que regresa Con una carga de paisajes Para que siempre sea octubre En el sueño de los alcatraces. Ni el mar bohemio con un puerto Y un marinero delirante Que perdiera su corazón En una partida de naipes. Ni el mar que rompe contra el muelle Una canción irremediable Que llega al pecho de los días Sin emoción, como un tatuaje. Ni el mar puntual que siempre tiene Un puerto para cada viaje Donde el amor se vuelve vida Como en el vientre de una madre. Que era mi mar el mar eterno, Mar de la infancia, inolvidable, Suspendido de nuestro sueño Como una paloma en el aire. Era el mar de la geografía De los pequeños estudiantes, Que ap

Decreto

Imagen
I Decreto que la poesía es la mujer que ama la luna, y que ella sube con derecho. Es la mujer la vida en el mar del naufragio divino con ventanas abiertas, los vientos, y las puertas, con preludios sinfónicos y finales titánicos. La mujer es un soneto libre en La menor, el ritmo que salpica al trovador, mi íntima guitarra. que rompe el aire y todo. la poesía, es la mujer multidimensional, de ojos que ven lo insondable, el vicio afable y placentero, lo palpable. la severidad intensa, la crecida con suavidad perfecta, cariñosa de pecho abierto a todos los conciertos prodigiosos. Esa tremenda voz, y esos consejos a tiempo de palabras desnudas, son el lugar exacto, el momento preciso, donde mi ser, mi mente se agigantan. II La mujer y su encanto, es el oficio de reparar mis piezas rotas, es la que está conmigo, en mis derrotas, es la que sueña cosas complicadas, la espiga, la aguja, y la clavija, y el crecer, y el sentir, y el seguir de los ríos, vocali

Las palabras

Imagen
Las palabras Se estancan en pantanos de una inercia increíble, nos hemos quedado es un escándalo sordo, escribo para mí y solamente para desahogarme de las tantas mentiras… la gente se ha quedado pensativa y solo se distrae viendo los traseros bellos, naturalmente pero una mujer no es solo su trasero ni su cara bonita, ni su cuerpo esbelto, la mujer es la caricia inteligente que fascina, las palomas ya desertaron de volar, y unos que otros leen todavía y aprenden, porque es posible aprender todavía y escribir todavía… el sistema nos ha robotizado y la farsa continúa, las mujeres se volvieron objetos, no sujetos y los hombres igual, en las conciencias de las personas todas esclavizadas poco a poco en las antisociales redes del mundo de ficción… por supuesto, la mujer es tan bella fantasía, en unos casos y tan bella pesadilla en otros, pero naturalmente adorables. ©Joan Pined ©Creatividad poética